Aprendiendo a programar

Existen muchos métodos de aprendizajes, todos y cada uno muy buenos, no obstante, en mi experiencia siendo estudiante, ninguno funciona correctamente si es lo suficientemente sencillo para aquellas personas sin conocimientos previos de programación.

¿Cómo aprender a programar de una manera rápida y sencilla? Es una muy buena pregunta, sobre todo tratándose de algo que puede llegar a ser en extremo complejo.

Pues bien, durante el transcurso de estos artículos trataré de explicar de manera sencilla de leer, como es posible aprender de una manera fácil y natural.

¿Qué es programar?
Programar es hacer un guión (de allí el nombre, SCRIPT). Es simple y sencillamente redactar en algún lenguaje formal, una serie de instrucciones que una máquina ejecutará.
Ejemplo:

  1. Inicio.
  2. Abrir archivo “X”.
  3. Copiar contenido de archivo “X” a una variable “Y”.
  4. Cerrar archivo “X”.
  5. Crear archivo “Z”.
  6. Escribir en archivo “Z” el contenido de la variable “Y”.
  7. Cerrar archivo “Z”.
  8. Fin.


¿Fácil no?
Claro, que el usado no es un lenguaje formal de programación, vaya ni siquiera pseudocódigo, solamente es un guión en español plano, pero expone la idea.

¿Cómo comenzamos? Me parece que lo primero que hay que hacer es aprender a organizar las ideas, los pensamientos, para elaborar naturalmente guiones, ya sea escritos o en diagramas.

La lista.
El programa básicamente es una lista de instrucciones. La idea generar es ordenarlas correctamente. Imagínate que tienes que hacer un programa que tome una serie de páginas web y las descargue en tu disco duro.

Supongamos que ya conoces algún lenguaje. ¿Te arrancas directamente a programar? … ¿En serio? ¿A cómo te salga? … Pues claro que es posible, pero no es buena práctica. La mejor práctica es hacer primero tu guión. Muchos lo hacen mediante un diagramita de flujo, pero por ahora enfoquémonos en la lista.

Puedes comenzar por preguntarte:
¿Qué tengo que hacer?
¿Qué condiciones tengo que respetar?

Pues bien, ¿Qué tienes que hacer? Pues descargarte unas páginas web.
¿Qué condiciones tienes que respetar? Pues simplemente que se tomen de una lista específica y se guarden en tu disco duro.

Ok. ¿Ya tienes tu primera pregunta? ¿No? Vamos, si es muy fácil… Ok. La primera pregunta sería ¿Y de donde obtengo la susodicha lista? Pues claro, comenzamos pidiendo lo que necesitamos. ¿Qué necesitas? Pues la lista.

La operación de toda máquina, informática o no, se basa en un principio muy sencillo: Entrada – Proceso – Salida. Necesitas conocer tus entradas antes de empezar a procesar.

Pues bien, supongamos que la lista está en el archivo “MisFavoritos.txt”. Ok, Ya sabes que tienes que hacer. Ya tienes tus entradas. Sigue el proceso. ¿Cómo le voy a hacer para hacer lo que tengo que hacer? Ok. Vamos por partes, aquí se empieza a generar la lista. Una buena pauta es pensar en qué harías si tuvieras que hacer las cosas manual mente.

Si manualmente tuvieras que descargar una lista de páginas web a tu computadora, ¿Cómo le harías?
Pues primero abrirías la lista ¿No? Obvio. Luego, pues abrirías el explorador, y elemento por elemento, escribirías (o copiarías) las direcciones de las páginas web en la barra de dirección del explorador.

Luego, pues una vez que se desplegué la página, pues ahora sí, podrías guardarla. Ahora, en este punto una nueva pregunta te debe estar asaltando… Claro, ¿En dónde voy a guardar las mentadas páginas? Una nueva entrada para tu proceso, otro pedazo de información que necesitas. Supongamos que las tienes que guardar dentro de la carpeta “Mis páginas”.

Ok. Ya tienes la respuesta, ya las puedes guardar. Pero, ¿Qué hay de la salida? Pues la salida son las páginas web ya guardadas. Muy bien, ya tenemos entradas, proceso, salida y una idea de cómo lo harías manualmente. Podemos proceder a elaborar el guión:

  1. Inicio.
  2. Abrir archivo “Mis Favoritos.txt”
  3. Para cada línea (elemento) en la lista:
  4. Abrir dirección de la página.
  5. Guardar la página en la carpeta “Mis Paginas”.
  6. Siguiente.
  7. Cerrar archivo “Mis Favoritos.txt”
  8. Fin.


Fácil ¿No? Claro que podrías decirme ¿Tanto rollo para un guión tan chiquito? Y pues ese es efectivamente el propósito de la programación, la reducción de esfuerzo y tiempo que llevan las tareas, hacer fácil y sencillo lo laborioso.

Además todo el “rollote” cumple con el objetivo de ilustrar. Hablando de rollotes, este ya fue mucho como introducción. Nos leemos en el próximo artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Busca en el blog aqui

Herramientas Útiles

Suscribete al blog

Recibe en tu correo las últimas publicaciones

Publicidad

Sígueme en Twitter